10 Consejos que te Convertirán en una Persona Altamente Productiva

Por Inés Pich | 29/07/16

consejos_mas_productividad.jpg

Crédito imagen: pexels.com  

¿Cómo puedo hacer más cosas con el tiempo que dispongo? Es algo que muchos nos preguntamos constantemente, pues sabemos que una buena productividad es clave para cumplir con éxito las metas que nos propongamos.

Y es que lo creas o no, las personas que logran hitos importantes son altamente productivas, y todas ellas tienen 24 horas al día para alcanzar sus objetivos. ¡El mismo tiempo que tienes a tu disposición!

Si otras personas pueden lograr retos que parecen inalcanzables; tú también puedes. Por eso, a continuación te facilitamos algunos hábitos que utilizan las personas exitosas para ser plenamente productivas, y que puedes incorporar en tu propia rutina.

 

1) Controla y limita el tiempo que empleas en tus tareas.

Algunos estudios indican que solo alrededor del 17% de las personas son capaces de estimar con precisión el paso del tiempo.

¿No te ha sucedido nunca aquello de mirar el reloj y asustarte de lo rápido que te han pasado las horas? Nos pasa a casi todos. Lo peor es que cuando nos damos cuenta, ya no nos queda tiempo para realizar las demás cosas que queríamos hacer.

Una buena manera de gestionar mejor tu tiempo es utilizar un temporizador. Te facilita saber cuánto tiempo exacto llevas con una tarea, y además, ayuda a evitar distracciones.

Fíjate un plazo para finalizar tus tareas, y no te permitas hacer otra cosa mientras el temporizador esté en marcha. ¡Verás cómo estás mucho más concentrado!

Por último, cada vez que logres terminar las cosas a tiempo puedes darte una pequeña recompensa para celebrar tu efectividad. 

 

2) Haz ejercicio físico.

En el año 2005 la Universidad de Bristol llevó a cabo un estudio en el que averiguó que los empleados que practicaban ejercicio antes de ir a la oficina se sentían más motivados en el momento de trabajar que el resto.

Éstos demostraron una mayor concentración y mejor gestión del tiempo en sus tareas. Además, ellos mismos reconocieron estar de buen humor, y haber mejorado la relación con sus compañeros de trabajo.

En conclusión, hacer ejercicio no es sólo una actividad confortante a nivel mental y físico. También nos ayuda a incrementar nuestra energía, productividad y bienestar personal.

 

3) Realiza descansos regularmente.

Tal vez pueda sonar contraproducente, pero la realidad es que tomarse pequeños descansos, ayuda a mantener constante nuestro nivel de rendimiento.

Cuando trabajamos mucho rato sin hacer ninguna pausa, de manera progresiva perdemos la concentración. En consecuencia, nuestro rendimiento acaba empeorando.

Así pues, te recomendamos que después de un dedicado período de trabajo hagas una pausa de 10 o 15 minutos. Come algo, piensa, lee algo interesante o haz cualquier otra cosa que te ayude a relajarte durante este tiempo.

Parar durante unos minutos te permitirá revitalizar tu mente y trabajar más eficientemente en tu siguiente período de trabajo.

 

4) Planifícate el día.

Un plan de acciones para la jornada es genial para focalizarte y priorizar. Además, es algo muy sencillo de preparar. Así pues, ¡no hay excusa para no hacerlo!

A primera hora de la mañana, o en la noche previa, dedica unos minutos a planificar el nuevo día. Reflexiona sobre la urgencia y provecho de tus actividades, y ordénalas en función de ello.

Empezarás la jornada más motivado para completar tus labores, y trabajarás con mayor inteligencia al tener claras cuáles deben ser tus prioridades.

 

5) Prioriza y aprende a delegar.

Céntrate primero en lo más importante. Para ello, en el momento de organizarte, hazte preguntas como: ¿me acerca esto a lograr mis objetivos? ¿Estoy creando impacto real a largo plazo? ¿Es ésta la mejor manera de emplear mi tiempo, o podría estar haciendo otras acciones de más valor?

Finalmente, dedícate en cuerpo y alma a tus prioridades y, si tienes posibilidad, deja de lado las tareas menos preeminentes. Para éstas, considera si a lo mejor es más conveniente delegarlas o externalizarlas.

Delegar no es malo; todo lo contrario. Si sabemos confiar en las personas idóneas, es una decisión que nos ayuda a aumentar la productividad colectiva y a obtener mejores resultados globales.

 

6) Mantén tu lugar de trabajo limpio y ordenado.

Como se suele decir: “un escritorio desordenado es síntoma de una mente desordenada”.

Lo cierto es que está demostrado que un lugar de trabajo agradable a la vista facilita una mayor productividad, y que, por contra; un escritorio desordenado provoca el efecto opuesto.

El desorden no solo nos distrae de nuestras tareas, sino que también nos dificulta tener la mente despejada. Además, todos sabemos que buscar un documento específico en un escritorio lleno de cosas no es algo fácil.

En resumen, este simple detalle puede hacernos perder más tiempo del que imaginamos. En lugar de perder tiempo preguntándonos dónde hemos dejado las cosas, mejor dedicarlo a otros cometidos, ¿no crees?

 

7) Optimismo ante todo.

Mirar el lado positivo de las cosas hace que nos sintamos más enérgicos, motivados y que tengamos la mente mucho más serena. Supone un impulso estupendo para nuestra productividad.

Estudios científicos demuestran que la felicidad de las personas depende en gran medida de la actitud de los que nos rodean. Así que intentemos estar cerca de personas positivas, y transmitir entusiasmo a los demás. La positividad no es ningún virus dañino... ¡cuanto más se propague, mejor!

Valora el presente y deja de proyectar tu felicidad al futuro. La mayoría pecamos de lo mismo: “cuando sea rico…”, “cuando me asciendan…”. La distancia de las aspiraciones con la realidad nos genera frustración y nos impide valorar lo que tenemos. ¡Disfruta de las pequeñas cosas del día a día!

 

8) Haz que dormir sea una prioridad y conviértete en una persona madrugadora.

Dormir bien debería ser una prioridad para ti. Y es que si dormimos lo suficiente, a primera hora del día estamos mucho más enérgicos, descansados y preparados para afrontar nuestras actividades.

Por otro lado, trata de aprovechar las mañanas. Está comprobado que es cuando tenemos mayor facilidad mental para realizar tareas complejas.

Si sigues ambos consejos, no sólo te sentirás mucho más productivo, sino que también estarás cuidando tu cuerpo y salud.

 

9) Crea barreras a los “ladrones de tiempo”.

Estamos permanentemente expuestos a numerosas distracciones. Correo electrónico, redes sociales, servicios de mensajería instantánea... sabes de lo que te hablo, ¿verdad?

Si no somos capaces de aislarnos de esas distracciones cuando queremos trabajar, nos acaban absorbiendo gran parte de nuestro tiempo sin apenas darnos cuenta de ello.

Así pues, cuando quieras ser eficiente, limita el alcance de este tipo de interrupciones. Apaga tu teléfono móvil, cierra la bandeja de entrada, trata de no entrar en las redes sociales...

Fíjate unas franjas horarias específicas para responder mensajes o navegar en internet. Si logras tener en mente siempre tus prioridades, las nuevas tecnologías no se convertirán en “ladronas de tu tiempo”.

 

10) Utiliza las herramientas adecuadas.

Hoy en día existe un sinfín de aplicaciones virtuales que pueden ayudarnos a mejorar nuestro rendimiento. Si sabemos escoger las más adecuadas para nosotros, nos beneficiaremos de un aumento notable de nuestra efectividad. En el siguiente enlace, encontrarás una lista de herramientas de productividad que te facilitarán optimizar tu tiempo al máximo.

Por último, si quieres ampliar tus conocimientos sobre productividad, te recomiendo descargar la guía gratuita sobre cómo ser más eficiente. En ésta, te damos 11 trucos que te ayudarán tanto a ti como a tus compañeros, a aprovechar mejor el tiempo.

aumentar_productividad_empleados

¿Y a ti, qué hábitos te ayudan a aumentar la productividad?

¡Cuéntanos tu experiencia!

 

También te puede interesar...



Categorías: Consejos, Productividad

Suscríbete para recibir nuestros artículos vía Email

descargar-guias-reclutamiento-rrhh
CTA Encuesta definitiva sobre reclutamiento