"Las personas todavía podemos mirarnos a los ojos y confiar los unos en los otros" | Entrevista a Carles Font

Por Inés Pich | 24/05/16

carles_font_entrevista-2.png

Carles Font nos cuenta su experiencia como socio en Q-tech, una empresa de búsqueda y selección de perfiles tecnológicos, con más de 15 años en el sector. 

 

Explícanos algo sobre Q-tech, la compañía donde trabajas. ¿A qué os dedicáis?

Q-Tech es una empresa de búsqueda y selección de perfiles tecnológicos. Fue fundada por Mitch Levene en el año 1999, por lo que cuando este trabajo todavía no existía éramos nosotros los que creábamos los estándares en este sentido. Diría que quedan muy pocos como Mitch en este mundo, que aporten un bagaje tan amplio y lleno de matices. Es un lujo trabajar con él.

Yo soy algo más joven, pero ya en el año 2000 trabajaba buscando y reclutando profesionales tecnológicos. Me incorporé a Q-tech hace 8 años y actualmente soy uno de los socios. Disfrutamos mucho y nos quejamos aún más. Este trabajo es bastante complejo y quema bastante, siempre decimos que nos retiraremos jóvenes (cuando nos toque la Quiniela).

Somos especialistas, sólo nos dedicamos al ‘IT Recruitment’, y esto nos hace estar muy enfocados en lo que hacemos. La verdad es que nos gusta mucho y no se nos da nada mal.

 

¿Cómo definirías la cultura de la compañía?

Actualmente trabajamos unas 15 personas en Q-tech. Somos una empresa de carácter muy amistoso y familiar; que además entiende que este trabajo es muy artesanal, a pesar de utilizar toda la tecnología disponible e intentar aplicar metodologías ágiles.

Desde el punto de vista de equipo de trabajo, yo diría que nos llevamos muy bien los unos con los otros, somos una "gran familia" e intentamos hablar siempre las cosas. ¡Aún nos hacemos regalos para cada cumpleaños!

Además, tenemos la suerte de tener una jerarquía muy plana, en la que el liderazgo está generalmente muy basado en la experiencia y el conocimiento.

La confianza profesional en Q-tech es muy alta y el índice de rotación es prácticamente nulo. Tenemos la suerte de ser una empresa con gente que lleva muchos años trabajando aquí y con mucha pasión por este sector. Humildemente, creo que somos un gran equipo.

Diría que nuestra política más diferencial recae en cómo gestionamos a los candidatos. Insistimos a nuestro equipo con esta idea: el buen trato y respeto a los candidatos es innegociable. Hay que escucharles bien, ser consciente de sus expectativas, informarles constantemente y generar una relación de confianza profesional. Esto incluye saber comunicar también las malas noticias cuando alguien no pasa el proceso de selección, y explicar correctamente las razones (que nos encargamos de pedir a la compañía).

Igualmente el trato con clientes es muy educado y cercano. Consideramos sus éxitos como los nuestros; hasta cierto punto llevan parte de nuestro ADN ya que seleccionan personal a través de Q-tech. Nuestro contrato de servicios es de sólo una página y es más un pacto de palabra, un compromiso, que un contrato en sí, y se respeta por ambas partes.

Por otro lado, Q-tech no hace acción comercial proactiva. Somos un pequeño reducto old school que se diferencia en este sentido. Es el mercado quien nos llama por referencias, contactos, networking… la reputación es el valor más importante en este negocio, de ahí que nos lo tomemos tan en serio.

Nos identificamos más con el concepto de "boutique" que con el de "grandes almacenes". Queremos que nuestros candidatos nos vean como un “one stop shop”, donde hablar con nosotros es estar sentado en la mesa con las empresas más importantes del sector IT.

Siéndote muy sincero, y habiendo estado en varias empresas de consultoría de selección y RRHH: Q-tech es una de las mejores empresas para trabajar en esta profesión, sin duda alguna.

 

¿Qué características principales buscáis en vuestros candidatos?

En Q-tech nos esforzamos por comprender al máximo lo que hace nuestro cliente y qué busca; básicamente nos guiamos por lo que nos pide. Principalmente nos dirigimos a gente que ya conocemos o estamos a pocos “contactos” de conocer, y buscamos en ellos estas características. La parte técnica manda pero no dejamos de validar el aspecto humano.

Más que buscar características globales, según mi punto de vista, una buena empresa de selección debe diseñar una lista de requerimientos, – la cual nos la facilita el cliente pero no siempre de forma comprensible y/o compatible – trabajarla mucho y después, buscar esto en el mercado laboral de forma proactiva.

El concepto de "funnel" ha pasado a formar parte de nuestro trabajo de forma casi rutinaria. Es algo parecido a crear embudos virtuales de características técnicas para tener subconjuntos de profesionales localizables y poderlos "filtrar" para afinar la búsqueda. Estos filtros de cada "funnel" son los que aplicamos al traducir la lista de requerimientos del cliente. Si buscas a una única persona con un único perfil puedes acabar jugando a la "gallinita ciega" y perderte navegando por las diversas fuentes de reclutamiento ya acabar sin saber que es lo que buscabas.

 

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Una de las cosas que me apasiona de mi trabajo es constatar los resultados tangibles de las aplicaciones de la tecnología. El hecho de que Internet sea capaz de crear un traductor online “real time voice-to-voice”, o de hacer un sistema de mensajería instantánea, o la gran cantidad de datos que se pueden gestionar en tiempo real hoy en día… a mí me parece incluso algo de ciencia ficción. Tiene cierta magia, y me encanta que así sea.

Personalmente he trabajado desarrollando softwares hace ya muchos años, programando en COBOL (tengo ya una edad…), por lo que entiendo algunos conceptos de programación, sistemas  y arquitectura, y me siguen fascinando las cosas nuevas que se pueden llegar a hacer en este mundo. Me perdería hablando de big data, machine learning, sistemas de recomendación, RTBs, modelización…

Además, conocer personas diariamente es un lujo al que no me acostumbro. No deja de sorprenderme la riqueza de la especie humana.

 

¿Cuáles son los principales retos que afrontas en tu día a día?

Desde el punto de vista de mi trabajo como reclutador, últimamente uno de nuestros grandes retos es hacernos visibles como profesionales dentro de un sector cada vez más intrusivo, en donde todo el mundo tiene un teléfono, un portátil y un perfil de LinkedIn y ya por ello se hacen llamar ‘IT recruiters’.

Actualmente hay muchas personas que no llevan ni 2 años (siendo generosos) haciendo este trabajo, y su título en LinkedIn es el mismo que el mío: senior IT recruiter. Desde un punto de vista honesto, es cansado tener que decir constantemente que en Q-tech no hacemos lo mismo que ellos, y que además, llevamos 16 años de ventaja. Al fin y al cabo el negocio te pone en tu sitio, pero está claro que este ruido no es positivo para la profesión.  

Entendemos este trabajo de forma diferente, no agresiva, sino cordial. No somos máquinas que fusilan bases de datos y agobian a la gente (candidatos y clientes) con llamadas y correos supuestamente extraordinarios que no son más que spam.

Por otro lado, es apasionante el hecho de que una empresa tecnológica muy potente a nivel mundial, nos pida a nosotros que le encontremos una pieza básica para su organización. Y nosotros, con el método “artesano/tecnológico” que nos caracteriza, intentamos buscar algo que le cambie la vida a la empresa y a la persona.

Al fin y al cabo trabajamos para facturar, pero la sensación de que con tu trabajo satisfaces a tus dos clientes (empresa y candidato) es lo más gratificante. Creo que hay cierto aspecto social en nuestro trabajo.

Todavía invierto mucho tiempo en ver y entrevistar a personas de las que sé que no podré sacar un rendimiento a corto plazo. Es decir, que no son candidatos firmes a ninguna posición pero requieren atención, ayuda, una voz amistosa y experta en este sector. Me gusta poder seguir haciendo esto.

 

¿Qué cualidades crees que debe tener un buen consultor de selección?

Ante todo una tolerancia sobrehumana a la frustración y una gran capacidad de levantarse después de caer.

Dicho esto, no es fácil explicarlo ya que, según mi punto de vista, un buen consultor de selección debe hacer bien muchas pequeñas cosas y cuidar los detalles para ir avanzando en los procesos de selección.

Hay que tener en cuenta que un consultor de selección debe tener la capacidad de contactar con un profesional y explicarle, de la mejor manera posible, su propuesta y proyecto de trabajo: hacerle ver que esto cambiará su vida profesional. Así pues, es importante que sea una persona inteligente, despierta y con una gran capacidad para comunicar.  

Por otro lado, considero que es un trabajo y un sector que te tiene que gustar mucho. Es necesario mucho conocimiento acerca de lo que haces. No dejas de estar trabajando con personas y eso es una responsabilidad muy grande.

Yo siempre se lo digo a los candidatos con los que trabajo: ”para mí es parte de mi trabajo; para ti es tu vida. Así que debes razonar bien la decisión que tomes. Yo te puedo ayudar a valorar la propuesta pero tú eres quien debe tomar esta decisión.”

 

¿Cómo crees que van a cambiar los recursos humanos en los próximos años y qué papel crees que tendrá la tecnología en este cambio?

Por un lado creo que la tecnología va a ayudar mucho. Substituirá muchas partes mecánicas que actualmente hace el departamento de recursos humanos y aportará datos para conocer mejor a los profesionales (trabajadores y/o candidatos). Discrepo por completo de la visión apocalíptica que cree que las máquinas van a acabar sustituyendo a las personas en casi todas sus funciones.

Por suerte, en los recursos humanos y concretamente en el mundo de selección, las personas todavía podemos mirarnos a los ojos y confiar los unos en los otros. El recruiter que no lo hace pierde un valor muy importante, ya que al final somos seres humanos.

En Q-tech, por ejemplo, cuando contactamos con un candidato siempre intentamos verlo personalmente, y lo conseguimos la mayor parte de las veces. Le explicamos las razones por las que consideramos que podría interesarle nuestra propuesta (en caso de que así sea) y pretendemos ayudarle en un trato win to win.

Al fin y al cabo en quien finalmente confías es una persona, no en una máquina. Creo que el factor humano seguirá existiendo ya que una máquina nunca podrá sustituir las relaciones interpersonales.

 

¿Qué es lo que más te gusta de Talentier?

Talentier es una combinación de lo que acabo de mencionar: la tecnología al servicio de la persona. Es una herramienta que, desde el punto de vista de un proveedor de servicios, multiplica la visibilidad en un mercado en cierto modo opaco, como es el de la mediana empresa en Barcelona. Y finalmente, propone un contacto personal y estrecho con el responsable de recursos humanos.

Como ya he dicho, Q-tech somos una empresa muy artesanal, aunque también con mucha tecnología. Tenemos la necesidad de hablar con el profesional de recursos humanos de la empresa que nos contrata para ver qué transmite, y a partir de ahí poder buscar a los mejores candidatos. Con Talentier esto es posible.

 

Muchas gracias Carles por compartir tus reflexiones con nosotros. Te deseamos mucho éxito en Q-Tech y esperamos poder seguir ayudándote. 

metricas_reclutamiento

¿Te ha resultado interesante la entrevista?

¡Comparte tus puntos de vista con nosotros!

 

También te puede interesar...



Categorías: Entrevistas

Suscríbete para recibir nuestros artículos vía Email

CTA_Demo.jpg
CTA_webinar_empleadores_marte_reclutadores_venus_vertical.png