"En todos nuestros candidatos buscamos una característica principal: ilusión" | Hablamos con Claudia de la Riva

Por Inés Pich | 15/03/16

Claudia_de_la_riva_recruiter.png

Claudia de la Riva nos habla de su experiencia como fundadora de Ocre, una startup que nace con el objetivo de poder ayudar a captar el talento visible y oculto en perfiles tecnológicos.

 

Cuéntame algo sobre OCRE. ¿A qué os dedicáis? ¿Cómo definirías la cultura de la compañía? ¿Qué características principales buscáis en vuestros candidatos?

Ocre es una startup que surge de la clara necesidad y poca especialización que hay hoy en día en encontrar talento en el sector tecnológico. Desde Ocre, nos encargamos de buscar el perfil TIC que más encaje en función de la necesidad de cada cliente.

La cultura de Ocre está definida desde el día 1. Forma parte de los valores que me inculcaron desde pequeña y que creo, es fundamental tener en cuenta no solo para el entorno profesional sino para la vida en general: "cada persona es un mundo".

Todos hemos tenido nuestra experiencia en cuanto a entrevistas se refiere y todos hemos sido descartados de varios o muchos procesos. La manera generalizada que tienen muchas consultoras, empresas... en darte feedback no ayuda en absoluto. Lo más normal es que después de recibir 3 respuestas negativas uno se venga abajo y empiece a pensar que no vale para trabajar en ningún sitio. No es cierto. No todo el mundo puede valer para lo mismo.

Ahí está la gracia y es en dónde nos diferenciamos del resto. Desde Ocre entendemos que cada persona vale para un puesto u otro y nuestra tarea principal es saber detectar eso precisamente: intentar ir más allá del CV y ayudar al candidato a descubrir qué quiere y para qué vale.

En todos nuestros candidatos buscamos una característica principal: ilusión. En base a eso, nos dedicamos a buscar al/la candidato/a que más encaje según las necesidades que requiere el cliente para el puesto ofertado.

 

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Lo que más me gusta de mi trabajo y más satisfacción me da es, sin duda, poder ayudar a la gente a encontrar su puesto de trabajo.

Yo en su momento, cuando terminé mi carrera de Psicología, tuve una época de desesperación. Quería encontrar algo relacionado con lo que había estudiado. Aprender y, a la vez, que el puesto me gustase y pudiese generar unos beneficios para poder vivir bien.

Las posibilidades que se me ofrecían eran malas o no encajaban con la idea de primer trabajo que tenía. Probé de todo hasta que (después de acumular tiempo en el sector, experiencia y conocimientos) me di cuenta de lo que verdaderamente quería hacer: montar una empresa en dónde poder guiar a la gente y ayudarles a buscar lo que realmente quieren hacer. Una ayuda con la que no conté yo y con la que, sin duda alguna, me hubiese encantado poder contar.

 

¿Cuáles son los principales retos que afrontas en tu día a día?

¿Retos? Muchos, y más con la especialización de sector a la que nos dedicamos en Ocre. El sector TIC está en auge. El problema de todo esto es la gran demanda que hay frente a la poca oferta que tenemos en estos momentos. Ese es el principal reto con el que nos encontramos día tras día. 

Las empresas requieren cada vez más (y con prospección de crecer en un % muy alto) perfiles tecnológicos, tanto funcionales como técnicos para incorporar en sus empresas. La dificultad por encontrar tales perfiles es la que incita a grandes empresas a invertir en profesionales especializados como nosotros para llevarles sus procesos de selección.

No basta con saber de RRHH. El consultor que trabaja en el departamento tecnológico tiene que conocer cómo piensan estos perfiles, cuáles son sus inquietudes más próximas, tiene que saber de tecnología para poder hacer bien las entrevistas… No es sencillo.

 

¿Qué cualidades crees que debe tener un buen consultor de selección?

Un buen consultor primero de todo tiene que ser persona.

Luego, el consultor que está haciendo una entrevista para un puesto concreto tiene que entender que no va a poder realizar las mismas preguntas a una persona que a otra. Tiene que saber discernir independientemente de que la entrevista sea para el mismo puesto. Rehúyo de los guiones y de las metodologías que utilizan muchas de las grandes consultoras. No somos robots. 

Un buen consultor debe tener una inquietud constante por formarse, por entender y por empatizar. Tiene que conocer su sector para poder ponerse en el lugar del entrevistado y llegar a entenderlo mejor. 

Un buen consultor tiene que permitir dejar que la persona pueda darse a conocer, sin presiones ni preguntas absurdas que no vienen a cuento. Las preguntas tienen que ir siempre en línea a lo que nos interesa conocer: sus capacidades, su lógica.

 

¿Cómo crees que van a cambiar los recursos humanos en los próximos 5 años? ¿Qué papel crees que va a tener la tecnología en este cambio?

El papel de la tecnología va a ser primordial. Hoy en día ya es imprescindible, imagínate lo que será en 5 años. Las nuevas generaciones nacen con un móvil en la mano prácticamente...

Vamos a tener que entender que sin ordenadores, móviles, tablets... estamos fuera. No somos nadie ya que la vida va a girar en torno a eso. Trabajo, compras, salud... todo está digitalizado. Muchos de los trabajos que están realizando personas hoy en día se verán reemplazados por máquinas ya que terminan siendo más productivas y más baratas (ya está sucediendo).

Recientemente, ha salido un dato estadístico que la mayor parte de los entrevistados aplican a las ofertas de empleo desde su móvil. Estoy segura que en no mucho tiempo, la mayor parte de entrevistas se realizará vía conference call (Skype), y se trabajará cada vez más en remoto. Sin tener que desplazarte hasta la oficina y sin los prejuicios que se puedan tener hoy en día sobre ello.

 

 ¿Qué es lo que más te gusta de Talentier? ¿Y qué te gustaría que tuviera para ser aún mejor?

Talentier ofrece una ayuda a todos los que trabajamos en este ámbito y la verdad, es de agradecer. El hecho de que clientes puedan ponerse en contacto contigo sin previamente haber realizado una labor comercial es muy interesante. Sobre todo porque es el propio cliente el que decide si quiere trabajar contigo o con otro.

Nos ayuda a generar trabajo, a recibir más necesidades y a poder llegar a más gente en un período de tiempo más reducido al que habitualmente estaríamos acostumbrados. Es una gran startup por ello. Animo a todo el mundo que esté inmerso en este sector a que la pruebe.

 

Muchas gracias Claudia por compartir tus reflexiones con nosotros. Te deseamos mucho éxito en Ocre y esperamos poder seguir ayudándote en tus retos.

CTA_Demo.jpg

¿Te ha resultado interesante la entrevista?

Comparte tus puntos de vista :)

 

También te puede interesar...



Categorías: Entrevistas

Suscríbete para recibir nuestros artículos vía Email

CTA_Demo.jpg
CTA Encuesta definitiva sobre reclutamiento