Situaciones en las que tu reclutador externo se llevará las manos a la cabeza

Por Anna Sagristà | 05/04/17

342247350_38052c134a_o-986378-edited.jpg

Crédito imagen: Eric Havir - Flickr

Cuando una empresa contrata a un reclutador externo para llevar la búsqueda de talento para una vacante, pueden surgir situaciones que ponen trabas al proceso. A veces, sin darse cuenta las pone el propio cliente. En otras ocasiones podemos atribuirlas a despistes del reclutador, malentendidos entre ambas partes o factores externos que afectan al proceso.

En este post repasamos, con un toque de humor, algunas de estas situaciones para que puedas evitarlas o sortearlas de manera efectiva. Sobre este tema puedes ampliar conocimientos con el vídeo de nuestro webinar: ¿Los empleadores son de Marte y los reclutadores de Venus? Se trata de un interesante debate con dos pesos pesados de los RRHH: María Obiols (exdirectora de RRHH en Desigual) y Anna Comellas (consultora experta en reclutamiento).

A continuación, vamos a recrear una serie de situaciones divertidas que tienen similitudes con circunstancias que se producen en la externalización de reclutamiento.

 

1) Fallos en la casilla de salida: cuando no existe confianza

Pepito va al médico…

  • Pepito: ¿Cuánto dice que puedo beber?
  • Doctor: Una copa al día, ¿por qué? ¿bebe mucho?
  • Pepito: ¡No! Solamente un vaso de vino con la cena.
  • Doctor: ¿Cena mucho?
  • Pepito: Bueno… 6 veces al día.

Buen intento el de Pepito, aunque por su bien esperemos que no se la cuele al médico o terminará con un buen problema de salud.

Esta es una lección que podemos aplicar a la relación entre consultor de selección y cliente, donde la confianza mutua y la honestidad forman el pilar sobre el que se desarrollará toda la selección. Si este pilar no está bien cimentado se tambaleará todo el proceso, empezando por el principio: el análisis del puesto a cubrir.

Si has decidido externalizar ten en cuenta que parte del trabajo de tu headhunter o agencia de selección es ayudarte a analizar los requerimientos de la vacante.

Los consultores de selección están especializados por áreas. Por ejemplo, si buscas un programador informático contratarás a un consultor de este ámbito. Esto hace que sean muy eficaces a la hora de valorar tus verdaderas necesidades, gestionar expectativas irrealistas e informarte del tiempo que se suele necesitar para cubrir el puesto.

Ahora bien, un reclutador externo no puede hacer su trabajo por ciencia infusa. Necesita un poco de colaboración por tu parte.

 

¿En qué puedo ayudar a mi reclutador externo?

  • Confía en él o ella, y sé honesto con tus necesidades.
  • Cuando le describas la vacante, evita vaguedades e imprecisiones.
  • Antes de reunirte con tu proveedor de talento para comunicarle las especificaciones del puesto, deberás recopilar información sobre: la compañía, el perfil del candidato, la posición y las pautas de búsqueda. En Talentier te hemos preparado una completa guía donde detallamos paso a paso cómo hacerlo.

 

2) Cambio de rumbo: cuando el cliente decide cambiar la descripción del puesto de trabajo

La Caperucita Roja del siglo XXI pasea por el bosque…

  • Lobo feroz: ¿Adónde vas?
  • Caperucita Roja: ¡A usted qué le importa!
  • Lobo feroz (enfadado): ¿En qué momento has decidido cambiar el cuento?

 

Como Caperucita Roja, a veces cambiamos de opinión; en algunos procesos de selección ocurre lo mismo. Y es que en ocasiones nos vemos obligados a cambiar la descripción del puesto de trabajo cuando ya se ha iniciado la búsqueda.

Un buen análisis de la vacante disminuye las probabilidades de que esto suceda. Aun así, motivos externos, causas económicas o malentendidos pueden provocar un cambio en las pautas de búsqueda justo en medio del proceso de selección, causando retrasos en la contratación del nuevo empleado y perjudicando también a los candidatos.

Si una situación así no se gestiona correctamente, los aspirantes afectados pueden llevarse una mala imagen de la empresa, llegando a pensar que la compañía no le importan los candidatos.

 

¿Cómo gestiono los cambios?

  • Por pequeños que sean, comunica cuanto antes los cambios a tu reclutador externo.
  • Asegúrate de que se trata con consideración a los candidatos afectados. No puedes dejarlos en el limbo. Deberás informar cuanto antes a quienes queden fuera de que ya no están en el proceso debido a modificaciones en los requerimientos, y comunicar posibles retrasos a quienes selecciones como aspirantes.

 

3) De aquí a la eternidad: cuando el cliente no se decide ni a la de tres

Dos amigas….

  • María (llorando): ¡Me han dado una semana de vida!
  • Juana: Bueno, te presto a mi marido para que lo tengas estos últimos días.
  • María: ¿Por qué?
  • Juana: Porque con él la semana se te va a hacer eterna.

No sabemos si el marido de Juana es tan terrible como dice, pero el chiste nos sirve para explicar el último punto.

Bien por falta de decisión o por falta de tiempo, como empresa debes evitar hacer eterno el proceso. Una vez el reclutador pone sobre tu mesa los candidatos finalistas, apresúrate a entrevistarlos y tomar una decisión. Si no lo haces, el desenlace más probable es que te acabes quedando sin candidatos excelentes y con tu reclutador enojado con razón.

Recuerda que la comunicación y confianza son dos pilares básicos en la externalización de procesos de selección. Si quieres aprender más y exprimir al máximo los beneficios del outsourcing, entonces no puedes perderte esta guía con 11 consejos para externalizar tus procesos de selección con éxito.

CTA_Demo.jpg

¿Alguna vez has vivido alguna de estas situaciones? ¿Conoces alguna otra?

¡Comparte tu conocimiento! :)

 

También te puede interesar...



Categorías: Búsqueda de talento, Selección de talento, Externalización, Atracción de talento

Suscríbete para recibir nuestros artículos vía Email

CTA_webinar_empleadores_marte_reclutadores_venus_vertical.png
CTA_LinkedIn_Talentier