7 Síntomas de que Necesitas Externalizar tu Reclutamiento

Por Inés Pich | 11/11/16

sintomas de que necesitas externalizar.jpg

Crédito imagen: pixabay.com

Con motivo del lanzamiento de nuestro nuevo eBook sobre mitos en el outsourcing de reclutamiento, creo que es un buen momento para hablar sobre cuándo deberíamos externalizar nuestros procesos de selección.

En otros artículos ya discutimos acerca de sus ventajas, sin embargo ¿cuándo debemos tomar la decisión de hacerlo? ¿qué posiciones debemos externalizar y cuáles no?

No queremos que tengas ninguna duda acerca de cómo llevar tu reclutamiento. Por eso, si todavía no sabes cuándo externalizar, a continuación te mostramos los factores que te permitirán ver si deberías considerar esta opción:

 

1) Tus posiciones se mantienen abiertas durante mucho tiempo

Un proceso de selección lento no solo te hace perder a los mejores candidatos sino que disminuye tus ingresos y pone en riesgo tu employer branding. Si ves que tus posiciones vacantes tardan mucho en llenarse, y no tienes el tiempo ni los recursos para remediarlo, es momento de que empieces a buscar otras alternativas.

 

2) Estás intentando llenar una posición muy demandada y específica

Cada puesto de trabajo es un mundo y el tiempo necesario para llevar a cabo la búsqueda del candidato varía en función de las habilidades y el conocimiento que requiere. Sin embargo, intentar llenar una posición muy demandada en un mercado específico no es nada fácil, y todavía menos sabiendo que la competencia estará buscando lo mismo que tú.

Desgraciadamente este tipo de búsquedas consumen muchísimo tiempo y todavía más si no tienes amplia experiencia en reclutar para este tipo de posiciones. Si te enfrentas a este tipo de vacantes y no quieres que el proceso afecte a tus responsabilidades fundamentales lo mejor que puedes hacer es confiar el proceso a un reclutador externo. 

CTA_Demo.jpg

3) Estás teniendo problemas en encontrar candidatos cualificados

Sería extraño que todas las organizaciones consiguieran acertar siempre a la primera en sus procesos de selección. Lo más seguro es que todos hayamos fallado alguna vez escogiendo a un candidato, el problema es cuando las malas contrataciones son constantes.

Son muchas las razones que pueden llevarte a no conseguir los candidatos que deseas, sin embargo, la más común de todas se debe a las limitadas fuentes de búsqueda. Las técnicas tradicionales de reclutamiento no siempre son suficientes; la mayoría se limitan a tratar con los candidatos entrantes y no buscan activamente para dar con los mejores talentos

Recuerda que tener un gran número de solicitudes no implica que tu candidato ideal esté en la cola; hay veces que debes ir a buscarlo tú. Si no dispones del tiempo ni los medios para hacerlo, tal vez sea momento de externalizar o, al menos, crear una clara y eficaz estrategia de reclutamiento

 

4) Aleja a tus empleados de sus responsabilidades principales

A pesar de que la mayoría de las empresas tienen alguna función de reclutamiento, en ocasiones los procesos de selección pueden alejar al encargado de sus responsabilidades principales. Esto pasa especialmente en pequeñas compañías donde no cuentan con alguien que se dedique exclusivamente al reclutamiento, aunque también puede pasar en las grandes.

Sin duda en este caso externalizar es tu mejor opción, pues dejarás tu proceso de selección en manos de profesionales sin hacer que ninguno de tus empleados se aleje de sus funciones. 

 

5) Tu tasa de rotación es demasiado alta

No contratar al candidato adecuado contribuye a aumentar tus tasas de rotación. Si a de las causas más frecuentes por las que los empleados renuncian a su trabajo poco después de ser contratados se debe a que las funciones que acaban haciendo no coinciden con las esperadas.

De todos modos, sea cuál sea la razón, una alta tasa de rotación de personal indica que existen problemas en la función de reclutamiento de tu compañía. Si quieres dejar de luchar contra el impacto económico que provoca un deficiente proceso de selección, lo mejor que puedes hacer es confiarlo a una firma especializada.

 

6) No eres capaz de seguir el ritmo de la competencia

Es probable que compitas con otras compañías con mayores recursos y esfuerzos destinados al reclutamiento. Ten cuidado porque lo más seguro es que éstas consigan atraer a los candidatos más valiosos y si quieres sobrevivir en este ambiente profesional tan competitivo, no puedes hacer otra cosa que mantenerte a la altura.

En este caso tu mejor opción es externalizar y dejar que los profesionales en reclutamiento trabajen para ti y traigan el mejor talento a tu compañía.

 

7) Te enfrentas a una nueva industria o área geográfica

Tal vez necesites llevar a cabo rápidas contrataciones en una industria o localidad que no conoces y tampoco tienes el tiempo ni los recursos para aprender a hacerlo. Por suerte, existen gran cantidad de reclutadores con experiencia de calidad en múltiples disciplinas y zonas geográficas. 

 

Si no te atreves a dar el paso porque crees que la externalización de reclutamiento tan sólo sirve en casos muy concretos y que "esto no va conmigo", echa un vistazo a la siguiente guía gratuita en la cual desmentimos falsos mitos sobre la externalización y te facilitamos soluciones que te ayudarán a triunfar en la externalización de tus procesos.

CTA_Demo.jpg

¿Has externalizado alguna vez? ¿Podrías contarnos tu experiencia?

¡Comparte tu conocimiento! :)

 

También te puede interesar...



Categorías: Selección de talento, Externalización

Suscríbete para recibir nuestros artículos vía Email

CTA_Demo.jpg
descargar-guias-reclutamiento-rrhh